Por la dura crisis económica, volvió el club del trueque